Monthly Archives: 16 de julio de 2018

La Fundación 3CIN trabaja en nuevas herramientas para evaluar actividades de divulgación científica desde el enfoque RRI

image001

En los últimos años, con la incorporación de la línea ‘Ciencia en Sociedad’ en los diferentes programas europeos de investigación y, en España, desde la declaración en 2007 del Año de la Ciencia, el número y la variedad de las actividades de comunicación y divulgación científica ha crecido exponencialmente.

Pese a que las exigencias de calidad, eficacia y eficiencia de las acciones de divulgación son cada vez mayores, existe una carencia de metodologías e indicadores fiables para la evaluación de los resultados obtenidos por estas actividades que permitan obtener un análisis mucho más profundo, más allá de los datos meramente cualitativos.

Con el objetivo de contribuir a paliar este vacío, un equipo de investigadores de la Universidad de Burgos (UBU) y de la Fundación 3CIN (Centro de Estudios para la Ciencia, la Cultura Científica y la Innovación) ha puesto en marcha el proyecto ‘Evaluación de actividades de divulgación desde el enfoque RRI. Una propuesta metodológica a partir de un estudio de caso: Hiperbaric Challenge’, que ha sido financiado en la última Convocatoria de ayudas para el Fomento de la Cultura Científica, Tecnológica y de la Innovación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

El trabajo, dirigido por la investigadora Silvia Ubillos, directora del Área de Psicología Social de la UBU, tiene como objetivo la construcción de una guía metodológica que permita a los responsables de las actuaciones de divulgación evaluar, cuantitativa y cualitativamente, el impacto a corto, medio y largo plazo conseguido en función de las diferentes dimensiones de RRI consideradas durante el diseño de la actividad.

La Investigación e Innovación Responsables o RRI (por las siglas en inglés de Responsible Research and Innovation) es un enfoque de trabajo referente en Horizonte 2020, el programa de la Unión Europea para la investigación y la innovación desde 2014. Se trata de un concepto nuevo, con solo 10 años de vida, que busca dar un paso más allá en las relaciones entre investigación, innovación y sociedad, integrando un amplio abanico de posibles líneas de trabajo como son la participación ciudadana, el acceso abierto, la igualdad de género, la educación científica, la ética y la gobernanza.

Para evaluar actividades de divulgación científica desde el enfoque RRI, el proyecto plantea la adaptación y puesta a punto de una serie de instrumentos de medida procedentes de otras disciplinas, en concreto, de la Psicología Social, cuya eficacia ya ha sido contrastada en la evaluación de programas sanitarios, sociales y educativos.

Aplicación a Hiperbaric Challenge

La metodología mixta propuesta, cuantitativa y cualitativa, se está aplicando a un caso real, la actividad de divulgación científica Hiperbaric Challenge (HC), que desde hace cinco años vienen organizando dos empresas de ámbito tecnológico, Hiperbaric y Desmasa. HC presenta un desafío a jóvenes de tercero y cuarto de ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos de FP Básica, de Grado Medio y Superior de toda España para el diseño, construcción y prototipado de un coche de inercia. Los equipos participantes se dan cita en una competición final que se celebra en Burgos en el mes de junio e incluye la presentación del proyecto y una carrera en el circuito urbano poniendo a prueba sus prototipos ante un jurado.

HC pretende estimular los conocimientos y capacidades científico-tecnológicas de los jóvenes, fomentar su vocación científica, favorecer la participación y el acercamiento de las chicas al ámbito de la ingeniería, acercar a los estudiantes pre-universitarios y de grados formativos al mundo de la innovación, favorecer la adquisición de valores como la excelencia y de destrezas transversales como la capacidad de trabajo en equipo, la gestión de recursos o la comunicación en público.

Teniendo en cuenta estos objetivos, el equipo de investigación evaluará cuatro dimensiones de la RRI: la participación (la proporción de estudiantes participantes y el impacto del programa en la comunidad); la educación científica, la ética y las actitudes y valores hacia la ciencia (la modificación en las vocaciones científicas y tecnológicas, el trabajo en equipo, el incremento de la curiosidad, la capacidad de liderazgo, creatividad, la adquisición o mejora de capacidades transversales, etc.); el género (si existen diferencias en la cobertura e impacto del programa en los estudiantes en función del género), y la ciencia abierta (las dinámicas de trabajo colaborativo, la utilización de recursos abiertos, la proactividad en la generación de materiales y las actitudes acerca del valor del conocimiento abierto).

Para evaluar estas dimensiones a corto y medio plazo, los investigadores realizarán tres test, antes, justo al finalizar y cuatro meses después del concurso, celebrado el pasado 23 de junio. Los test se aplicarán a un Grupo Experimental, compuesto por los jóvenes participantes en HC este año; y a un Grupo Control, formado por otros jóvenes procedentes de los mismos centros, pero no participantes. Para evaluar el impacto en la comunidad, también se han llevado a cabo tres grupos de enfoque con tutores y mentores de los equipo participantes en HC, con padres y madres, y con participantes. Por otro lado, con el objetivo de evaluar el impacto de HC a largo plazo, los investigadores están realizando entrevistas en profundidad a participantes en la primera edición de HC, la de 2014.

En el desarrollo del proyecto participan, además del equipo de trabajo de Silvia Ubillos, el equipo de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) de la Universidad de Burgos, encabezado por Jordi Rovira; y la Unidad de Investigación de la Fundación 3CIN, dirigida por Ana Victoria Pérez con el apoyo técnico de Cristina González Pedraz. El proyecto cuenta también con la estrecha colaboración de Aitor Vicario Fernández, por parte de Hiperbaric y Desmasa.

Trabajos de comunicación para la reunión de biología molecular de plantas más importante de España

XIV Reunión de Biología Molecular de Plantas

La Fundación Centro de Estudios para la Ciencia, la Cultura Científica y la Innovación (3CIN), a través de la Agencia DiCYT, se encargó de las labores de comunicación de la XIV Reunión de Biología Molecular de Plantas, el evento más importante de España en el ámbito de la investigación de calidad en organismos vegetales, que se desarrolló en Salamanca entre el 4 y el 6 de junio de 2018.

Como en otros eventos de este tipo, la Agencia DiCYT diseñó el logotipo y la cartelería del evento, desarrolló la página web, gestionó las redes sociales, se encargó de contactar con los medios de comunicación, elaboró y distribuyó notas de prensa para informar sobre los aspectos más relevantes del encuentro tanto antes como durante la celebración del mismo y realizó una pieza audiovisual para divulgar contenidos interesantes para la población general.

A esta cita bienal, organizada en esta edición por el Instituto Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (CIALE), la Universidad de Salamanca en la celebración de su VIII Centenario y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro propio del CSIC) acudieron más de 300 expertos. Entre ellos estuvieron algunos de los principales especialistas mundiales en este campo, como Arp Schnittger, de la Universidad de Hamburgo (Alemania), que ofreció la conferencia inaugural, y José Alonso, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (Estados Unidos), que protagonizó la clausura.

Las UCC+i están favoreciendo la visibilidad de la ciencia española en la prensa digital

38552

Un equipo de investigadores del Centro de Estudios para la Ciencia, la Cultura Científica y la Innovación (3CIN), la Universidad de Salamanca y la Universidad de Valladolid ha analizado el impacto de las Unidades de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) españolas en prensa digital nacional, regional y local. El trabajo concluye que estas unidades están favoreciendo la visibilidad de la ciencia española a través de los medios de comunicación, situando estos temas en el debate público y contribuyendo a mejorar la cultura científica de la población a partir del conocimiento aportado por sus expertos.

Aunque algunas oficinas de comunicación de la ciencia llevan más de 50 años trabajando en centros de investigación de Estados Unidos y Europa, son algo relativamente nuevo en el ámbito hispanohablante. En España, en el contexto del Año de la Ciencia 2007, el Gobierno español impulsó, a través de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), la figura de las Unidades de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i). El objetivo fue crear oficinas de difusión de la cultura científica o fortalecer las ya existentes en los centros de investigación españoles, como elementos clave para mejorar la transmisión de los desarrollos científicos y tecnológicos a la sociedad.

En el marco de esta misión, las UCC+i han trabajado en la organización de actividades de divulgación científica de diversa naturaleza y también, desde su concepción, han asumido el trabajo periodístico como una labor fundamental para acercar la ciencia al público en general y aumentar su cultura científica. Así, uno de los principales destinatarios de las acciones de estas unidades son los medios de comunicación, como puente hacia el público en general.

Con el fin de estimar el impacto de estas unidades en la información publicada en los medios de comunicación, los investigadores han buscado noticias protagonizadas por 42 universidades y centros de investigación que cuentan con UCC+i en las ediciones digitales de 18 periódicos de alcance nacional, regional y local. A lo largo de 9 meses, encontraron 3619 artículos a los que se aplicó una metodología cuantitativa y cualitativa.

Además de estimar el impacto, el objetivo fue describir el tratamiento periodístico y ciberperiodístico que realizan los medios digitales y las representaciones de la ciencia y el conocimiento que reflejan.
“La cantidad de información localizada en tan solo nueve meses parece indicar que la labor periodística que realizan las UCC+i llega efectivamente a su destinatario principal, los medios de comunicación y, a través de ellos, a la sociedad, lo que constituye su cometido último”, aseguran los investigadores a DiCYT.

Asimismo, han observado un destacable arraigo de las unidades de cultura científica en su entorno más próximo. El estudio muestra que la ciencia y el conocimiento reflejado en los medios se relaciona íntimamente con las particularidades socioeconómicas del ámbito local de cada centro y que se ha alcanzado un alto grado de especialización investigadora en relación a las mismas. En contrapartida, “se detecta una imagen de la ciencia poco cooperativa en el ámbito nacional e internacional”, subraya el equipo.

En cuanto al tratamiento periodístico, los investigadores establecen una pieza periodística “tipo” en la que aparecen estas entidades: una noticia de alcance local elaborada por un periodista, en la que se menciona una única fuente, viene acompañada de una sola fotografía y no incluye hipertexto.

La visibilidad de los centros, mediada por sus expertos

Por otro lado, los resultados sugieren que los expertos, científicos, investigadores y académicos, los que otorgan una mayor o menor presencia en prensa digital a los organismos de investigación. Sus valoraciones en relación a los temas de actualidad política, social o económica, en torno a sus propios trabajos de investigación, y a las implicaciones de los trabajos desarrollados por otros científicos, son el marco principal de la presencia en prensa de los centros.

En relación al tratamiento ciberperiodístico, solo el 5 por ciento de las piezas periodísticas analizadas incluyó varios recursos multimedia, y tampoco el uso de hipertexto y la interactividad registró resultados significativos. “Existe mucho margen de mejora no solo para los medios sino también para las propias UCC+i en el campo del ciberperiodismo”, sugieren los investigadores.

Finalmente, los resultados del estudio, que ha sido financiado por FECYT, apuntan a que los medios de alcance regional y local, que cuentan con menores recursos económicos y personales, realizan una cobertura más superficial y dependiente de las notas de prensa y las convocatorias emitidas por los centros de investigación.

Referencia
González-Pedraz, C., Pérez-Rodríguez, AV, Campos-Domínguez, E. y Quintanilla Fisac, MA (2018). “Estudio de caso sobre las Unidades de Cultura Científica (UCC+i) españolas en la prensa digital”. Doxa Comunicación, 26, 169-189