Category Archives: 3CIN

La obra “4.500 millones de Años”, ganadora de la primera edición de Abstraídos

La obra ‘4.500 Millones (de Años)’, basada en la investigación de Gabriel Gutiérrez Alonso, geólogo de la Universidad de Salamanca, y ejecutada por alumnos de la Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Salamanca, bajo la dirección del profesor Gerardo González, ha resultado vencedora de la primera edición del certamen Abstraídos, un proyecto de divulgación científica que durante un mes ha unido arte y ciencia en el Barrio del Oeste de Salamanca. La Fundación 3CIN lanzó esta iniciativa con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y en colaboración con investigadores de la Universidad de Salamanca, profesores y alumnos de escuelas de arte y la asociación vecinal ZOES. Su propósito era unir arte y ciencia en la calle por medio de esculturas que plasman conceptos científicos y los acercan a la ciudadanía.

Tanto el jurado, como el público que otorgó a la escultura ganadora más de 193 votos a través de internet, coincidieron en su valoración, al conceder el primer premio a esta obra que representa el circón, un mineral que sirve como reloj radiactivo para que los geólogos puedan realizar dataciones. Bajo la dirección del profesor Gerardo González, trabajaron en este proyecto los alumnos Víctor de los Dolores Pablos, Lorena García Hernández, Andrea Gutiérrez Rodríguez, Ángel Martín Rincón, Guzmán Pascual Alejo, Antonio Valadés Rocafull, Jaime García Berrocoso, Miguel García Bernal y Héctor Martín Cirilo.

La segunda obra mejor valorada tanto por el jurado como por el público fue ‘Vetula (fragmento)’. Una escultura del alumno de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Zamora Miguel Elisardo Bueno basada en el trabajo de Sara Casamayor, investigadora del Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología, que ha estudiado el papel de las mujeres mayores en la antigua Roma.

El trabajo de los científicos inspiró también otras obras artísticas diseñadas por alumnos de la Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Salamanca y de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Zamora que han sido exhibidas durante un mes, entre el 29 de marzo y el 29 de abril de 2019, en dos ubicaciones del Barrio del Oeste: Plaza del Oeste y Calle Gutenberg.

El trabajo de Alicia Segurado, del Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL), ha dado lugar a tres obras distintas agrupadas bajo el título de ‘Miradas’. El de Carlos Hernández García, del Grupo de Investigación en Aplicaciones del Láser y Fotónica (ALF), inspiró ‘Vórtices de luz láser’. Y el de Isabel Manrique, científica del Instituto Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (CIALE), la obra ‘Observation Botanique’.

El propósito de Abstraídos no sólo es contribuir a incrementar el conocimiento de la sociedad en materias científicas, en particular, de algunas líneas de investigación que se desarrollan en la Universidad de Salamanca, que celebra su VIII Centenario, sino también conseguir que la ciudadanía se sienta partícipe. A partir de ahora, la exposición rotará por otras provincias de la región entre las que se encuentran Valladolid y Burgos.

El Barrio del Oeste como escenario

El Barrio del Oeste se ha convertido en los últimos años en abanderado del arte y la vanguardia en Salamanca, con diversas actuaciones culturales y una intensa agenda que favorece el acercamiento de una parte del turismo que visita el centro de la ciudad. Por eso, era el mejor escenario para acoger por primera vez un proyecto como Abstraídos con el apoyo de la asociación vecinal ZOES. A este respecto organizadores y artistas han destacado la especial sensibilidad y respeto que los vecinos del Barrio han mostrado hacia las obras.

A su vez, la Fundación 3CIN, referente de la divulgación científica con iniciativas como la agencia de noticias científicas DiCYT (Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología, www.dicyt.com), impulsa Abstraídos como parte de su labor como Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UUC+i) gracias a la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

Jurado y premios

El jurado estuvo presidido por el ex secretario de Estado de Universidades e Investigación Miguel Ángel Quintanilla e integrado por profesionales relacionados con la ciencia, el arte y la divulgación científica, que trataron de valorar tanto el proyecto científico como el trabajo artístico de cada pieza y sobre todo cómo se plasma la investigación en la escultura, incluyendo aspectos como la creatividad, el valor didáctico, la ejecución técnica, el valor estético y la adaptación al espacio urbano de cada obra. El premio para el ganador está dotado con 2.000 euros, que serían repartidos a partes iguales entre investigador y artistas.

La Fundación 3CIN analiza el debate online sobre la relación entre carnes rojas y procesadas y cáncer

Investigadoras del Centro de Estudios para la Ciencia, la Cultura Científica y la Innovación (3CIN) han analizado el debate surgido en las noticias online en torno a la polémica relación entre carnes rojas y procesadas y cáncer. Tras analizar casi 2.500 comentarios, señalan que la discusión se desvía en gran medida hacia otros asuntos y que los comentarios no parecen enriquecer el reporte periodístico. El estudio advierte que los comentaristas se basan en su experiencia personal y en estereotipos para rechazar la evidencia científica.

Internet ha facilitado nuevas dinámicas para la interacción entre medios de comunicación y públicos. En el caso de los diarios de información online, la posibilidad de realizar comentarios a las noticias constituye una de las principales herramientas. “El lector ha pasado de ser una figura pasiva, cuyo papel se limitaba a leer una información que le era ‘impuesta’ por el periódico que compraba, a ser una figura activa: puede no solo buscar y seleccionar la información que le interese en Internet, sino también interactuar con ella comentando, compartiendo en redes, valorando o incluso creando sus propios contenidos”, recuerdan Cristina González Pedraz y Ana Victoria Pérez Rodríguez, autoras del trabajo.

En el caso de los comentarios realizados a noticias online, constituyen además una interesante fuente de datos para los investigadores en el campo de la comunicación, ya que permiten conocer la respuesta de los usuarios sobre determinados temas. En este caso, se analizó el debate online generado por un asunto de gran controversia en los últimos años, como es la relación entre carnes rojas y procesadas y cáncer.

El 26 de octubre de 2015, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), entidad ligada a la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer los resultados de una revisión de estudios científicos en torno a la posible carcinogenicidad del consumo de carne roja y carne procesada. El grupo de trabajo que realizó el informe, constituido por 22 expertos de 10 países, catalogó el consumo de carne roja como “probablemente carcinógeno” para los humanos y la carne procesada como “carcinógena”, una asociación que se observó, principalmente y en ambos casos, en el cáncer colorrectal.

“Se trata de un asunto muy cercano a los ciudadanos, ya que se cuestiona unos hábitos dietéticos muy arraigados entre la población española, lo que ha producido una amplia discusión a nivel social, político y económico”, subrayan las investigadoras, quienes han tratado de caracterizar este debate online mediante el análisis de 2.394 comentarios registrados en noticias sobre la relación entre carnes rojas y procesadas y cáncer en elpais.com.

Un debate desvirtuado

Los resultados de la investigación, publicada en la revista ‘El Profesional de la Información’, señalan que el debate es en gran medida respetuoso, a diferencia de otros trabajos que advierten de la importante presencia de comentarios fuera de lugar en los diarios online. Pese a ser un debate en general ‘educado’, la narrativa periodística “no parece verse enriquecida por las aportaciones de los lectores, quienes no contribuyen a generar una versión más completa del reporte periodístico ya que los argumentos que se esgrimen no están fundamentados en fuentes complementarias a las aportadas por el periodista o en otros datos de interés”. El trabajo registra que solo en el 12,45% de los comentarios se observa una documentación por parte del usuario.

Uno de los resultados más destacados del análisis es que el 73,31% de los comentarios se aparta de la noticia y se centra en un debate paralelo en torno al veganismo y su filosofía que termina fagocitando la discusión sobre la relación entre carnes rojas y procesadas y cáncer. “Los comentaristas parecen utilizar el contenido de una noticia como excusa para discutir sobre otros temas”, precisan las investigadoras, quienes añaden que, entre aquellos que sí debaten sobre el contenido de la noticia, se observa una clara polarización en el discurso, así como argumentos y opiniones homogéneas a ambos lados de la balanza.

En este sentido, las investigadoras subrayan cómo la mitad de los comentaristas hace caso omiso a las fuentes expertas y se apoya en su experiencia personal y en estereotipos, sin ningún fundamento, para cuestionar los argumentos científicos. “Los comentarios se usan como medio de contestación científica, que en gran medida se sustenta en la simple negación de la evidencia”, señalan.

El estudio tiene importantes implicaciones en cómo el público comprende y se apropia de los principales problemas científicos y sanitarios del momento. No obstante, las investigadoras advierten que es necesario profundizar más en los efectos negativos que pueden tener los comentarios no fundamentados y las opiniones mal informadas sobre problemas científico-sanitarios en el resto de los lectores.

Referencia
González-Pedraz, C., & Pérez-Rodríguez, A. V. (2019). La salud en el debate online: análisis de comentarios sobre carnes rojas y procesadas y cáncer en elpais.com. El profesional de la información (EPI), 28(2). https://doi.org//10.3145/epi.2019.mar.11

El Barrio del Oeste de Salamanca acoge la exposición ‘Abstraídos’, que une ciencia y arte en la calle

Abstraídos es un proyecto de divulgación científica inaugurado hoy, 29 de marzo de 2019, en el Barrio del Oeste de Salamanca. Su propósito es unir arte y ciencia en la calle por medio de esculturas que plasman conceptos científicos y los acercan a la ciudadanía. La Fundación 3CIN lanza esta iniciativa con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y en colaboración con investigadores de la Universidad de Salamanca, profesores y alumnos de escuelas de arte y la asociación vecinal ZOES.

El trabajo de los científicos inspira obras artísticas diseñadas por alumnos de la Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Salamanca y de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Zamora que serán exhibidas durante un mes, entre el 29 de marzo y el 29 de abril de 2019, en dos ubicaciones del Barrio del Oeste: Plaza del Oeste y Calle Gutenberg.

El propósito de Abstraídos no sólo es contribuir a incrementar el conocimiento de la sociedad en materias científicas, en particular, de algunas líneas de investigación que se desarrollan en la Universidad de Salamanca, que celebra su VIII Centenario, sino también conseguir que la ciudadanía se sienta partícipe. Por eso, el público podrá elegir a través de internet su obra preferida (http://3cin.org/abstraidos/las-esculturas/), votos que serán ponderados junto con la deliberación del jurado para elegir una instalación artística ganadora.

Los investigadores pertenecen a diversas ramas del conocimiento: geología, física, botánica, historia y neurociencias.

Las cinco propuestas

Isabel Manrique, científica del Instituto Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (CIALE), estudia los procesos de germinación de las semillas y su trabajo ha quedado reflejado en la obra Observation Botanique, realizada por la escuela de Salamanca por un equipo de alumnos liderados por el profesor Gerardo González.

Gabriel Gutiérrez Alonso, del Departamento de Geología, estudia los procesos geológicos que dieron lugar a las grandes cadenas montañosas actuales. En su trabajo es importante la datación de los minerales, algo que trata de plasmarse en la obra 4.500 Millones (de años), también realizada en Salamanca.

El trabajo de Alicia Segurado, del Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL), ha dado lugar a tres obras distintas agrupadas bajo el título de Miradas. Su investigación se centra en la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), un problema de la retina que, junto con otras patologías de la visión se muestran al público por medio de estas esculturas, en particular, la que han realizado los alumnos salmantinos liderados por la profesora Ana Pablos.

Sara Casamayor Mancisidor, investigadora del Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología, ha estudiado el papel de las mujeres mayores en la antigua Roma, un rol que queda reflejado en la obra Vetula (fragmento).

Por último, Carlos Hernández García. Grupo de Investigación en Aplicaciones del Láser y Fotónica (ALF), es experto en pulsos de luz láser. Los científicos los pueden controlar y darle forma, lo que sitúa este trabajo en la vanguardia de tecnologías como las comunicaciones ópticas y el almacenamiento de datos, tal y como ha querido plasmar la escuela de Zamora, con el profesor Iván del Arco a la cabeza, por medio de la obra Vórtices de luz láser.

El Barrio del Oeste como escenario

El Barrio del Oeste se ha convertido en los últimos años en abanderado del arte y la vanguardia en Salamanca, con diversas actuaciones culturales y una intensa agenda que favorece el acercamiento de una parte del turismo que visita el centro de la ciudad. Por eso, es el mejor escenario para acoger un proyecto como Abstraídos con el apoyo de la asociación vecinal ZOES.

A su vez, la Fundación 3CIN, referente de la divulgación científica con iniciativas como la agencia de noticias científicas DiCYT (Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología, www.dicyt.com), impulsa Abstraídos como parte de su labor como Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UUC+i) gracias a la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

Jurado y premios

El jurado, presidido por el ex secretario de Estado de Universidades e Investigación Miguel Ángel Quintanilla, e integrado por profesionales relacionados con la ciencia, el arte y la divulgación científica, tiene como misión valorar tanto el proyecto científico como el trabajo artístico de cada pieza y sobre todo tener en cuenta cómo se ha plasmado la investigación en la escultura, incluyendo aspectos como la creatividad, el valor didáctico, la ejecución técnica, el valor estético y la adaptación al espacio urbano de cada obra.

El premio para el ganador está dotado con 2.000 euros que serían repartidos a partes iguales entre los artistas y los investigadores que hayan participado en el equipo cuya instalación artística resulte vencedora, teniendo en cuenta no sólo la decisión del jurado sino también el voto popular. En caso de que no coincidan, se otorgará una mención especial al trabajo mejor valorado por el público. Asimismo, también está previsto que pueda haber alguna mención especial a la contribución de las jóvenes científicas que participan, con el objetivo de visibilizar y familiarizar al público y los participantes con el destacado papel que muchas investigadoras han tenido en la generación de conocimiento, reivindicando sus capacidades y creando referentes identificables para las futuras generaciones de científicas e ingenieras.

IMG-20190329-WA0015

IMG-20190329-WA0017

Los investigadores de la Universidad de Oviedo se forman en RRI con el apoyo de 3CIN

La Universidad de Oviedo ha acogido hoy el curso ‘¿Qué es la RRI?’, en el marco de sus actividades de formación continua para el profesorado universitario 2018-2019. La actividad, organizada por la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) de la Universidad, ha contado con la participación de la gerente de la Fundación 3CIN, la Dra. Ana Victoria Pérez, quien ha impartido parte de esta jornada teórico-práctica.

Tal y como detallan los organizadores del Curso, la Investigación e Innovación Responsables (RRI, Responsible Research and Innovation) es el término que emplea la Comisión Europea para agrupar una serie de conceptos transversales que afectan la relación entre ciencia y sociedad. Dichos conceptos se concretan en seis ejes fundamentales: gobernanza, ética, igualdad de género, libre acceso (open access), participación ciudadana y educación científica.

La correcta incorporación de dichos conceptos en las propuestas científicas que se presentan a las diferentes convocatorias ha demostrado ser un elemento determinante para la elegibilidad de las mismas, independientemente del área de conocimiento en el que se enmarquen los diferentes proyectos.

Con el objetivo de dar a conocer el concepto, el curso ha contado con exposiciones teóricas, actividades prácticas de aplicación y asesoramiento por parte de los ponentes. Además de Ana Victoria Pérez, han intervenido Julia María Álvarez Gutiérrez, del Clúster de Biomedicina y Salud de la Universidad de Oviedo; Gema Martínez Rodríguez, de Cooperación bibliotecaria de la misma Universidad de Oviedo; e Itziar Ahedo Raluy, de su Unidad de Cultura Científica (UCC+i). La actividad ha contado con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

La Fundación 3CIN, en un vídeo divulgativo sobre RRI elaborado por UBUInvestiga

La Unidad de Cultura Científica e Innovación de la Universidad de Burgos (UBU) ha elaborado un vídeo explicativo sobre Investigación e Innovación Responsables o RRI, para el que ha contado con la colaboración de la gerente de la Fundación 3CIN y directora de la Agencia DiCYT, Ana Victoria Pérez, experta en la materia. El vídeo cuenta con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

La RRI surge hace aproximadamente una década en el contexto político europeo, específicamente, en el marco de los programas europeos de financiación de la I+D+i, como evolución del concepto ‘Ciencia en sociedad’. Más allá de acortar distancias en la relación entre científicos y sociedad, la RRI se plantea como una estrategia global que pretende integrar, a lo largo las fases que conforman los procesos científicos y desarrollos tecnológicos, a todas las partes interesadas – ciudadanos, políticos, empresas, asociaciones, ONGs, etc.-, ya que estima que todas ellas comparten responsabilidad en la I+D+i.

La RRI es una de las líneas de trabajo de la Fundación 3CIN. Participa en proyectos relacionados con la aplicación práctica de este enfoque –como el proyecto ‘Evaluación de actividades de divulgación científica desde la perspectiva RRI: Estudio de caso Hiperbaric Challenge’ financiado por FECYT- y en otras actividades, como cursos formativos para investigadores.

Workshop audiovisual dentro del proyecto europeo BestPass

La Fundación 3CIN impartió el pasado viernes 11 de enero una jornada sobre comunicación de la ciencia, con un workshop audiovisual, dirigida a jóvenes investigadores en el marco del proyecto europeo ‘Boosting Plant-Endophyte Stability, Compatability and Performance across scales’ (BestPass).

Este proyecto pertenece a la modalidad Innovative Training Networks (ITN) dentro de las acciones Marie Sklodowska-Curie del programa Horizonte 2020 y está financiado con 3,9 millones de euros. Participan 15 entidades de Dinamarca, Holanda, Alemania, Austria, Polonia y España, lideradas por la Universidad de Copenhague. Entre los socios hay universidades, centros públicos de investigación y empresas privadas y el propósito de todos ellos es utilizar los hongos endófitos para mejorar la productividad de cultivos de manera sostenible.

El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro del CSIC) es el único socio español y fue el anfitrión de la reunión final del proyecto, celebrada entre el 8 y el 11 de enero en Salamanca.

El objetivo de los proyectos ITN es que puedan servir para la formación de jóvenes investigadores, por lo que lo que esta iniciativa incluye 15 becas predoctorales para fomentar el intercambio de científicos entre países.

Durante la Jornada del viernes, estos 15 investigadores predoctorales conocieron de primera mano la importancia de comunicar sus trabajos públicamente y la responsabilidad social de la ciencia, así como el funcionamiento de los medios de comunicación, del periodismo científico en particular y algunas claves para afrontar el trato con los periodistas.

Finalmente, participaron en un workshop audiovisual. Divididos en grupos, algunos investigadores actuaron como fuente de información difundiendo sus propios trabajos; otros realizaron la función de periodistas, recogiendo la información y elaborando el guion de una pieza audiovisual; y otros desempeñaron la labor técnica, montando las imágenes y las declaraciones de sus compañeros.

Curso: La comunicación de la ciencia en el contexto de la RRI

La Fundación 3CIN y la Universidad Pontificia de Salamanca organizan el próximo 14 de noviembre de 2018 un curso sobre comunicación de la ciencia que se enmarca en el contexto de la RRI (Responsible Research and Innovation o Investigación e Innovación Responsables). Este concepto, impulsado por Europa, alude a la necesidad de que el sistema científico tenga en cuenta la participación activa de la sociedad, así como sus retos y prioridades.

La comunicación de la ciencia resulta esencial para conseguirlo. Por eso, dentro de las actividades de la XVI edición de la Semana de la Ciencia en Castilla y León, la Facultad de Comunicación acoge esta actividad, denominada ‘MC2=(Medios para Comunicar Ciencia)’, un evento que cuenta con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), ya que la Fundación 3CIN forma parte de la Red de Unidades de Cultura Científica y de la Innovación (UUC+i). El objetivo es difundir conocimientos y competencias de cara a la formación de profesionales en el ámbito de la difusión de la ciencia, la tecnología y la innovación.

La Fundación 3CIN trabaja en nuevas herramientas para evaluar actividades de divulgación científica desde el enfoque RRI

En los últimos años, con la incorporación de la línea ‘Ciencia en Sociedad’ en los diferentes programas europeos de investigación y, en España, desde la declaración en 2007 del Año de la Ciencia, el número y la variedad de las actividades de comunicación y divulgación científica ha crecido exponencialmente.

Pese a que las exigencias de calidad, eficacia y eficiencia de las acciones de divulgación son cada vez mayores, existe una carencia de metodologías e indicadores fiables para la evaluación de los resultados obtenidos por estas actividades que permitan obtener un análisis mucho más profundo, más allá de los datos meramente cualitativos.

Con el objetivo de contribuir a paliar este vacío, un equipo de investigadores de la Universidad de Burgos (UBU) y de la Fundación 3CIN (Centro de Estudios para la Ciencia, la Cultura Científica y la Innovación) ha puesto en marcha el proyecto ‘Evaluación de actividades de divulgación desde el enfoque RRI. Una propuesta metodológica a partir de un estudio de caso: Hiperbaric Challenge’, que ha sido financiado en la última Convocatoria de ayudas para el Fomento de la Cultura Científica, Tecnológica y de la Innovación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

El trabajo, dirigido por la investigadora Silvia Ubillos, directora del Área de Psicología Social de la UBU, tiene como objetivo la construcción de una guía metodológica que permita a los responsables de las actuaciones de divulgación evaluar, cuantitativa y cualitativamente, el impacto a corto, medio y largo plazo conseguido en función de las diferentes dimensiones de RRI consideradas durante el diseño de la actividad.

La Investigación e Innovación Responsables o RRI (por las siglas en inglés de Responsible Research and Innovation) es un enfoque de trabajo referente en Horizonte 2020, el programa de la Unión Europea para la investigación y la innovación desde 2014. Se trata de un concepto nuevo, con solo 10 años de vida, que busca dar un paso más allá en las relaciones entre investigación, innovación y sociedad, integrando un amplio abanico de posibles líneas de trabajo como son la participación ciudadana, el acceso abierto, la igualdad de género, la educación científica, la ética y la gobernanza.

Para evaluar actividades de divulgación científica desde el enfoque RRI, el proyecto plantea la adaptación y puesta a punto de una serie de instrumentos de medida procedentes de otras disciplinas, en concreto, de la Psicología Social, cuya eficacia ya ha sido contrastada en la evaluación de programas sanitarios, sociales y educativos.

Aplicación a Hiperbaric Challenge

La metodología mixta propuesta, cuantitativa y cualitativa, se está aplicando a un caso real, la actividad de divulgación científica Hiperbaric Challenge (HC), que desde hace cinco años vienen organizando dos empresas de ámbito tecnológico, Hiperbaric y Desmasa. HC presenta un desafío a jóvenes de tercero y cuarto de ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos de FP Básica, de Grado Medio y Superior de toda España para el diseño, construcción y prototipado de un coche de inercia. Los equipos participantes se dan cita en una competición final que se celebra en Burgos en el mes de junio e incluye la presentación del proyecto y una carrera en el circuito urbano poniendo a prueba sus prototipos ante un jurado.

HC pretende estimular los conocimientos y capacidades científico-tecnológicas de los jóvenes, fomentar su vocación científica, favorecer la participación y el acercamiento de las chicas al ámbito de la ingeniería, acercar a los estudiantes pre-universitarios y de grados formativos al mundo de la innovación, favorecer la adquisición de valores como la excelencia y de destrezas transversales como la capacidad de trabajo en equipo, la gestión de recursos o la comunicación en público.

Teniendo en cuenta estos objetivos, el equipo de investigación evaluará cuatro dimensiones de la RRI: la participación (la proporción de estudiantes participantes y el impacto del programa en la comunidad); la educación científica, la ética y las actitudes y valores hacia la ciencia (la modificación en las vocaciones científicas y tecnológicas, el trabajo en equipo, el incremento de la curiosidad, la capacidad de liderazgo, creatividad, la adquisición o mejora de capacidades transversales, etc.); el género (si existen diferencias en la cobertura e impacto del programa en los estudiantes en función del género), y la ciencia abierta (las dinámicas de trabajo colaborativo, la utilización de recursos abiertos, la proactividad en la generación de materiales y las actitudes acerca del valor del conocimiento abierto).

Para evaluar estas dimensiones a corto y medio plazo, los investigadores realizarán tres test, antes, justo al finalizar y cuatro meses después del concurso, celebrado el pasado 23 de junio. Los test se aplicarán a un Grupo Experimental, compuesto por los jóvenes participantes en HC este año; y a un Grupo Control, formado por otros jóvenes procedentes de los mismos centros, pero no participantes. Para evaluar el impacto en la comunidad, también se han llevado a cabo tres grupos de enfoque con tutores y mentores de los equipo participantes en HC, con padres y madres, y con participantes. Por otro lado, con el objetivo de evaluar el impacto de HC a largo plazo, los investigadores están realizando entrevistas en profundidad a participantes en la primera edición de HC, la de 2014.

En el desarrollo del proyecto participan, además del equipo de trabajo de Silvia Ubillos, el equipo de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) de la Universidad de Burgos, encabezado por Jordi Rovira; y la Unidad de Investigación de la Fundación 3CIN, dirigida por Ana Victoria Pérez con el apoyo técnico de Cristina González Pedraz. El proyecto cuenta también con la estrecha colaboración de Aitor Vicario Fernández, por parte de Hiperbaric y Desmasa.

Trabajos de comunicación para la reunión de biología molecular de plantas más importante de España

La Fundación Centro de Estudios para la Ciencia, la Cultura Científica y la Innovación (3CIN), a través de la Agencia DiCYT, se encargó de las labores de comunicación de la XIV Reunión de Biología Molecular de Plantas, el evento más importante de España en el ámbito de la investigación de calidad en organismos vegetales, que se desarrolló en Salamanca entre el 4 y el 6 de junio de 2018.

Como en otros eventos de este tipo, la Agencia DiCYT diseñó el logotipo y la cartelería del evento, desarrolló la página web, gestionó las redes sociales, se encargó de contactar con los medios de comunicación, elaboró y distribuyó notas de prensa para informar sobre los aspectos más relevantes del encuentro tanto antes como durante la celebración del mismo y realizó una pieza audiovisual para divulgar contenidos interesantes para la población general.

A esta cita bienal, organizada en esta edición por el Instituto Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (CIALE), la Universidad de Salamanca en la celebración de su VIII Centenario y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro propio del CSIC) acudieron más de 300 expertos. Entre ellos estuvieron algunos de los principales especialistas mundiales en este campo, como Arp Schnittger, de la Universidad de Hamburgo (Alemania), que ofreció la conferencia inaugural, y José Alonso, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (Estados Unidos), que protagonizó la clausura.

Las UCC+i están favoreciendo la visibilidad de la ciencia española en la prensa digital

Un equipo de investigadores del Centro de Estudios para la Ciencia, la Cultura Científica y la Innovación (3CIN), la Universidad de Salamanca y la Universidad de Valladolid ha analizado el impacto de las Unidades de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) españolas en prensa digital nacional, regional y local. El trabajo concluye que estas unidades están favoreciendo la visibilidad de la ciencia española a través de los medios de comunicación, situando estos temas en el debate público y contribuyendo a mejorar la cultura científica de la población a partir del conocimiento aportado por sus expertos.

Aunque algunas oficinas de comunicación de la ciencia llevan más de 50 años trabajando en centros de investigación de Estados Unidos y Europa, son algo relativamente nuevo en el ámbito hispanohablante. En España, en el contexto del Año de la Ciencia 2007, el Gobierno español impulsó, a través de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), la figura de las Unidades de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i). El objetivo fue crear oficinas de difusión de la cultura científica o fortalecer las ya existentes en los centros de investigación españoles, como elementos clave para mejorar la transmisión de los desarrollos científicos y tecnológicos a la sociedad.

En el marco de esta misión, las UCC+i han trabajado en la organización de actividades de divulgación científica de diversa naturaleza y también, desde su concepción, han asumido el trabajo periodístico como una labor fundamental para acercar la ciencia al público en general y aumentar su cultura científica. Así, uno de los principales destinatarios de las acciones de estas unidades son los medios de comunicación, como puente hacia el público en general.

Con el fin de estimar el impacto de estas unidades en la información publicada en los medios de comunicación, los investigadores han buscado noticias protagonizadas por 42 universidades y centros de investigación que cuentan con UCC+i en las ediciones digitales de 18 periódicos de alcance nacional, regional y local. A lo largo de 9 meses, encontraron 3619 artículos a los que se aplicó una metodología cuantitativa y cualitativa.

Además de estimar el impacto, el objetivo fue describir el tratamiento periodístico y ciberperiodístico que realizan los medios digitales y las representaciones de la ciencia y el conocimiento que reflejan.
“La cantidad de información localizada en tan solo nueve meses parece indicar que la labor periodística que realizan las UCC+i llega efectivamente a su destinatario principal, los medios de comunicación y, a través de ellos, a la sociedad, lo que constituye su cometido último”, aseguran los investigadores a DiCYT.

Asimismo, han observado un destacable arraigo de las unidades de cultura científica en su entorno más próximo. El estudio muestra que la ciencia y el conocimiento reflejado en los medios se relaciona íntimamente con las particularidades socioeconómicas del ámbito local de cada centro y que se ha alcanzado un alto grado de especialización investigadora en relación a las mismas. En contrapartida, “se detecta una imagen de la ciencia poco cooperativa en el ámbito nacional e internacional”, subraya el equipo.

En cuanto al tratamiento periodístico, los investigadores establecen una pieza periodística “tipo” en la que aparecen estas entidades: una noticia de alcance local elaborada por un periodista, en la que se menciona una única fuente, viene acompañada de una sola fotografía y no incluye hipertexto.

La visibilidad de los centros, mediada por sus expertos

Por otro lado, los resultados sugieren que los expertos, científicos, investigadores y académicos, los que otorgan una mayor o menor presencia en prensa digital a los organismos de investigación. Sus valoraciones en relación a los temas de actualidad política, social o económica, en torno a sus propios trabajos de investigación, y a las implicaciones de los trabajos desarrollados por otros científicos, son el marco principal de la presencia en prensa de los centros.

En relación al tratamiento ciberperiodístico, solo el 5 por ciento de las piezas periodísticas analizadas incluyó varios recursos multimedia, y tampoco el uso de hipertexto y la interactividad registró resultados significativos. “Existe mucho margen de mejora no solo para los medios sino también para las propias UCC+i en el campo del ciberperiodismo”, sugieren los investigadores.

Finalmente, los resultados del estudio, que ha sido financiado por FECYT, apuntan a que los medios de alcance regional y local, que cuentan con menores recursos económicos y personales, realizan una cobertura más superficial y dependiente de las notas de prensa y las convocatorias emitidas por los centros de investigación.

Referencia
González-Pedraz, C., Pérez-Rodríguez, AV, Campos-Domínguez, E. y Quintanilla Fisac, MA (2018). “Estudio de caso sobre las Unidades de Cultura Científica (UCC+i) españolas en la prensa digital”. Doxa Comunicación, 26, 169-189